Mi ‘desopinión’ del tema del aborto

Subo mi guardia y no la bajo. Principios de defensa ante todo, los cuales sabía ejecutar a veces muy bien El Balbino, y hoy los aplicaré en este post en el que aprovecharé para hablar sobre el tema del aborto.

Lo hago aquí porque es mi espacio preferido actualmente. Este blog se ve formal, según yo.

Ahora, a mis amigos de Facebook, Twitter, Instagram, o de las caguamas banqueteras (cuando se podía, claro está) se habrán dado cuenta que nunca he dado una opinión, ya sea a favor o en contra, sobre la legalización del aborto.

¿Por qué?

Porque creo que es un tema muy delicado y que, honestamente, no lo entiendo por completo. Lo comprendo en el sentido legal y literal, pero no en el pasional. Espero me esté explicando. Además no sé si al ser hombre me competa opinar al respecto (que creo se podría, siempre con respeto, por supuesto). Aparte la Kym me dice que debo tener cuidado con lo que estoy escribiendo.

Me da gusto que mis amigos se expresen, que tengan su opinión formada y que apoyen o no la legalización del aborto.

De momento veo sus criterios y, siendo sincero, estoy de acuerdo en algunos aspectos con ambas posturas, pero también estoy en desacuerdo en algunos razonamientos.

Es decir: entiendo a dónde quieren llegar ambos lados de dicha cuestión. Creo, pues, que las dos partes tiene un punto coherente, pero que a lo mejor sus argumentos los han maximizado o manejado de manera visceral, lo que ha hecho que pierdan algo de valor al exponerlos.

Lo que sí creo es que el tema se hizo un pleito casado. Sé que es delicado y que tomar parte de una ideología puede ofender a la contraparte, y me parece que es ahí donde será difícil que se consiga llegar a un acuerdo que beneficie a todos, o a su mayoría. También creo que quienes estén a favor o estén en contra de la legalización del aborto deben tener más apertura y aceptar argumentos opuestos, porque ninguno tiene toda la razón ni tampoco los de enfrente están completamente equivocados.

Por último, no creo que la clase política, llena de conservadurismo puro en su gran mayoría, sean los más calificados para tratar un tema como la legalización del aborto. De hecho soy un fiel creyente de que los diputados y todos los que toman decisiones legislativas deben enfocarse en analizar y tratar temas de presupuestos y cosas similares. A mi parecer ellos no están preparados para decidir si es viable o no un asunto social tan fuerte como el aborto (o el matrimonio entre personas del mismo sexo, por ejemplo), pues pienso que no son imparciales en sus criterios o sentimientos. Y de esto sí puedo opinar en cualquier espacio: porque me parece que ellos no entienden que al sentarse en un curul y para decidir sobre un tema social deben ser libres de pensamientos personales, religiosos y políticos (incluso políticos*). No digo que dejen de tener un criterio propio, pero que no basen su decisión únicamente a su creencia o punto de vista. Que se entienda que no están representándose a ellos mismos, están representando a una sociedad.

Pero en fin, lo que sí te pido es que sigas defendiendo tu postura sobre este tema, pero con el respeto que se merece los que opinan diferente a ti.

Porque es tan fácil como esto, ¿cómo le explicarías a tu mamá o abuelita que se debe legalizar o no el aborto?

* En esto me refiero que al momento de ser diputado debe votar o decidir por el bien de todos, no por si la propuesta es de alguien de izquierda o derecha. Se convierten en representantes del pueblo, no del partido político.

 

Categories: Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s