El licenciado que se vino a limpiar mesas

Termino de levantar platos sucios, llevo la terminal para que paguen, despido a los comensales y luego paso un trapo para limpiar la mesa y acomodar nuevos platos, tenedores y vasos, para después atender a otros clientes y tomarles su orden.

A veces son educados. A veces muy amables. Otras veces sangrones. Pero eso no me interesa porque tengo más preocupaciones que la de conocer el estado de ánimo de alguien a quien obviamente no le importo.

Nos pagamos con la misma moneda.

Soy un licenciado que se vino a otro país a limpiar mesas.

No me quejo porque tengo un trabajo, pero sería hipócrita decir que me gusta lo que actualmente hago. Y no porque menosprecie esta labor.

Pero ya no estoy en México, donde trabajaba en una oficina, donde casi nunca tenía recursos, ni tiempo, ni la seguridad de lo que pasaría al día siguiente.

Ya no estoy en México, la tierra donde se encuentra mi familia, donde están mis amigos y las personas que hablan mi mismo idioma.

No me quejo porque estoy en Australia, porque estoy con mi pareja y tengo la seguridad de lo que pasará al día siguiente.

Aquí tengo la comodidad que te da la estabilidad que no tengo allá.

Hoy limpié mesas, escuché una campanita y caminé apresurado para cargar platos con comida y llevarlos a ese espacio al que le pasé un trapo momentos antes.

Hoy, quizá, gané lo que pude ganar en una semana en México. Pero es relativo, porque aquí gasto lo que allá no.

Pero aquí se siente más estabilidad. Y más seguridad. Y eso lo vale.

Porque aquí hay más probabilidad de hacer grandes cosas.

Porque aquí está la esperanza de cumplir metas personales para apoyar a mis seres queridos.

Porque aquí, si no tranzas, puedes avanzar.

Porque espero que aquí, el sacrificio, valga la pena.

Soy un licenciado que se vino a otro país a limpiar mesas, pero también en busca de cumplir sus sueños.

No sé si todo esto sea un paso al frente o hacia atrás, o si estoy en el mismo lugar, pero que no quede duda de que estoy intentando caminar.

Ding!

Si te gusta el boxeo, te recomiendo El guantes de cobre Balbino, una historia corta basada en hechos reales, pero llena de ficción que recientemente autopubliqué y que narra la vida de un boxeador que nunca ganó una pelea. !El eBook en Amazon cuesta $49.50 pesos! ¡Y el f+isico si estás en EUA en $8.50 dlls! 
Categories: Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s