El maldito costo y el maldito pago

Tengo dos sueños por cumplir en mi vida. Objetivos, mejor dicho: tener una cafetería y trabajar en una librería.

El primero casi lo logro a inicios de este año, con un negocio que comenzamos Kym y yo pero que el COVID nos lo pausó. Teníamos una cafetera chiquita y un café australiano en grano que molíamos al instante con un moledor que nos prestaban los vecinos. El café era el producto secundario, ya que la estrella de nuestra empresa era un sandwich de queso a la parrilla. Ojalá pronto podamos retomar el proyecto. Era divertido y aunque no ganábamos mucho, porque ofrecíamos las cosas demasiado baratas, cuando menos generábamos un pequeño ingreso. Pero repito, era divertido y nos gustó la idea que tuvo ella de poner un cintillo con datos curiosos de los koalas, porque ese animalito era nuestra imagen.

El segundo objetivo lo intenté cumplir hace un par de años cuando trabajaba como editor de un periódico. La verdad es que no necesitaba de un segundo empleo, pero no sabes cómo me gustaría laborar en un lugar lleno de libros, acomodarlos, venderlos y, si se puede, medio leerlos a escondidas. A Kym le he dicho un montón de veces que me gustaría formar parte de los trabajadores de una biblioteca. Me gusta el silencio, creo. Así que busqué ofertas en librerías y encontré un anuncio de una muy cerca de mi departamento, pero no vi nada de medio tiempo, aunque sí miré algo sorprendente: la paga. Te recuerdo que no lo buscaba por necesidad, solo por cumplir un gusto. El empleo era de ocho horas, iniciando al mediodía, y con un sueldo mensual de 4 mil 800 pesos.

No leíste mal. Eran mil 200 pesos a la semana o como 170 pesos al día.

Y es hoy, que escribo este maravilloso post, que entiendo lo que platicamos Kym y yo esta semana en el podcast de El rincón de Luna. En resumen: compartimos opiniones del por qué en Australia se lee más que en México (allá el promedio es de 7 a 10 libros al año y aquí de 3.8, según el Inegi).

Sobre ese sentido dije tres puntos: el hábito mal cultivado desde las primarias al dar a los niños libros clásicos latinoamericanos, en lugar de libros entretenidos para esas edades; el poco tiempo que tiene el mexicano para actividades recreativas o de intereses personales; y el costo de los libros.

Sobre el último punto me comentó que en Australia y México los precios de los libros (literatura – ficción o no ficción) son similares (alrededor de 240 pesos), pero la diferencia es que el salario mínimo del australiano es de 300 pesos la hora, mientras que el del mexicano es de alrededor de 150 pesos el día, en promedio.

Entonces la pregunta que me resulta es, ¿los libros están caros o en México se gana muy poco? Y es que un australiano necesitaría de una hora de su trabajo para comprarse un libro, mientras que el mexicano requiere de dos días.

Y bueno, en ese momento me impacté por la paga del empleo, porque si lo tomara como un trabajo principal, no me alcanzaría para vivir, y conste, no estoy criticando el ofrecimiento de la librería, porque puedo entender que en este país el vivir de la venta de los libros es prácticamente imposible y me parece, de hecho, un milagro que estén ofreciendo empleos.

Creo, entonces, que el precio de los libros está justificado, no así el maldito salario del mexicano. Porque nosotros vendíamos sandwiches y café por 40 pesos, pero habían clientes que nos pedían TODOS los días porque el mexicano come todos los días, en cambio el mismo mexicano lee un libro cada tres o cuatro meses. Eso es poco o nada, ya que nos pone, siempre, en los últimos lugares del ranking mundial de lectura, según la Unesco.

Mi pregunta final es, si pudieramos tener más accesibilidad a los libros, ya sea porque sean más baratos o porque ganemos más dinero, ¿leeríamos más?

Categories: Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s